11/12/2007
LLORAR O NO LLORAR
por Pacifico Innato

LLORAR O NO LLORAR



Asumió Cristina Fernández de Kirchner como presidenta de la Argentina y los diarios de la Capital no se pusieron de acuerdo con lo que vieron en la asunción. Es comprensible y hasta lógico que tengan distintas líneas editoriales, lo que no se entiende es que en simples crónicas y en detalles poco trascendentes no coincidan los periodistas de uno y otro medio.

Rubén Rabanal, de Ambito Financiero, escribió: "En el recinto ya se habían ubicado Hugo Chávez, el primero en llegar…", en cambio Alfredo Gutiérrez, de Clarín señaló que "sólo Hugo Chávez llegó un poquín tarde, cuando el vice, Julio Cobos, ya había jurado".

Nos preguntamos: ¿Hugo Chávez fue el primero o el último en llegar al Congreso de la Nación a presenciar el acto de asunción de Cristina Kirchner?

Carlos Pagni, de La Nación, indicó: "En la hora y pico de su biografía,…", en tanto que Alejandra Gallo, de Clarín, escribió que "la presidenta Cristina Kirchner improvisó su discurso durante 45 minutos", y Eduardo Tagliaferro, de Página 12, dijo que "…f ue el momento más alto de los 52 minutos en los que hizo uso de la palabra".

Dos de los tres relojes no andaban bien o quizá los tres.

"Cristina lloró por las madres y abuelas de la Plaza de Mayo", expresó Carlos Pagni, de La Nación, en tanto que su colega del mismo diario Joaquín Morales Solá escribió que "incapaz de mostrar sus emociones en público, tensa por ese férreo límite que les impone a los comunes sentimientos humanos, la flamante presidenta…", y el diario Clarín señaló que "a lo largo de la ceremonia de asunción, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se quebró de emoción tres veces. Lloró en cada una de las tres escalas que hizo".

Para Clarín, entonces, Cristina lloró tres veces y en La Nación la flamante presidenta lloró en la página 13, en cambio en la hoja 8 estuvo tensa todo el tiempo.

Menos mal que existe la televisión, aunque el director de Canal 7 prefirió desviar la cámara cuando Cristina y su cuñada Alicia se abrazaron y lloraron a moco tendido, como si llorar en público fuese pecado.

Hay otras cosas que son pecado y, por lo general, no se hacen en público, aunque luego se hagan públicas y den ganas de llorar.



Pacífico Innato




Pacifico Innato



Nombre
Escriba su mensaje::
Email
 
02/08/2013 » Elecciones Legislativas
26/10/2010 » VERGÜENZA
03/08/2010 » Shopping


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: