13/03/2007
SENTIDO COMUN
por Pacifico Innato

Sentido Común
Desde esta columna nunca nos opondremos al mejoramiento y optimización de cualquier servicio público. Jamás. Claro que el sentido común muchas veces nos indica las prioridades. Esto es, nos gustan las alfombras pero no para que disimulen la basura que esconden o tapen los agujeros del piso.
Sorprendió la noticia: las cinco líneas de subtes de la Capital Federal y los ramales ferroviarios del Urquiza tendrán a partir de esta semana Internet Wi-Fi gratuita para los usuarios.
¿Cómo hacer para usar la notebook, cuando en el vagón más vacío los pasajeros esconden la panza para que pueda subir el gordo que siempre lo hace a las 18,15 en la estación Boedo del subte E?
No me imagino a ningún pasajero usando su computadora en el Urquiza rumbo a Del Viso o a Capilla del Señor, cuando los muchachos te roban hasta el sándwich de milanesa que compraste para el viaje en la estación Federico Lacroze. Eso para el almuerzo, para el postre guardan tu celular, el anillo de casamiento, la cadenita que te regaló la abuela o la billetera exhausta de fin de mes. Cualquier postre les queda bien y si no tenés celular, anillo, cadenita o billetera te cagan a palos hasta dejarte tan exhausto como la billetera.
El anuncio dice pomposamente que "Buenos Aires se convertirá en la primera ciudad de América y la segunda a nivel mundial en tener una red de subterráneos con servicio de acceso a Internet Wi-Fi".
Además, el gerente de Marketing de Metrovías (concesionario de la red de subterráneos), Martín Bregada, enfatizó que "este nuevo sistema no sólo nos permite acelerar y reducir costos en el despliegue de nuevas prestaciones dentro del subte, sino que nos abre nuevas posibilidades de servicios para nuestros usuarios".
Nada dijeron de la escalera mecánica de la estación Avenida la Plata de la línea E que hace casi un siglo que no funciona. Tampoco pusieron énfasis en las muchas estaciones en las que llueve más que arriba del Obelisco. No promocionaron tampoco la mugre de los pocos baños habilitados en las cabeceras de las cinco líneas del subte. Ni hablar de los vagones del Urquiza, que por su estado los debe haber usado Urquiza para llevar su Ejército Grande a la batalla de Caseros.
El comunicado de Metrovías señala con énfasis que el costo del sistema Wi-Fi para Internet ascendió a un millón de pesos. ¿Cuántos vagones se podrían comprar con esa plata?, ¿qué cantidad de escaleras mecánicas se podrían arreglar?, ¿cuántos litros de impermeabilizante para tapar las goteras?
Ser el primero en América y el segundo en el mundo no implica necesariamente ser el mejor. Como dijo alguien que no soy yo "el sentido común es a veces el menos común de los sentidos".
Pacífico Innato





Pacifico Innato



Nombre
Escriba su mensaje::
Email
 
02/08/2013 » Elecciones Legislativas
26/10/2010 » VERGÜENZA
03/08/2010 » Shopping


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: