11/10/2006
BARRO
por Pacifico Innato

En la ciudad de Abidjan, en Costa de Marfil (Africa, por supuesto), la tan divulgada globalización arrojó un barro muy hediondo, una mezcla con olor a huevo podrido, ajo y petróleo. Eran nada menos que 227 toneladas métricas de desechos, compuestos por petróleo, nafta, soda cáustica y otras sustancias químicas. Este coctel produjo hasta ahora 8 muertos, cientos de personas hospitalizadas y 85.000 hicieron consultas médicas ambulatorias.
Este “barro globalizador” fue transportado por un buque tanque griego, con bandera panameña, que había contratado la filial londinense de una empresa suiza, cuyo domicilio fiscal se encuentra en Holanda.
El barco partió desde el puerto de Ámsterdam, hizo una escala en Estonia, donde cargó productos rusos derivados del petróleo, y después de entregarlos en Nigeria, siguió viaje hasta Abidjan. Si esta no es la globalización, ¿la globalización dónde está?
En el puerto de Abidjan los desechos fueron cargados en camiones y luego depositados durante la noche en por lo menos 18 zonas de la ciudad.
Una eliminación segura de estos residuos en cualquier país europeo habría costado unos 300.000 dólares o hasta el doble, si se tiene en cuenta los retrasos que experimenta el buque. Pero no, los padres de la globalización prefirieron hacerlo por apenas 15.000 dólares, y depositarlos en uno de los países más pobres del mundo. Total, que se mueran los negros, habrán pensado los globalizadores, si a eso se le puede llamar pensar, en el sentido estricto de la palabra.
Un grupo ecologista que lucha contra la eliminación de desechos tóxicos, el Basel Action Networt, señaló que “las disposiciones que rigen en el norte para el medio ambiente hacen que eliminar los desechos resulte caro, así que las empresas miran al sur”.
Como escribió Benedetti y canta Serrat
“con sus predicadores,
sus gases que envenenan,
el Norte es el que ordena.
Pero aquí abajo, abajo,
cada uno en su escondite,
hay hombres y mujeres
que saben a qué asirse,
el Sur también existe”.
Nadie duda que hay hombres y mujeres que saben a que asirse.
Cabría preguntarse: ¿Los gobiernos también?
Pacífico Innato




Pacifico Innato



Nombre
Escriba su mensaje::
Email
 
02/08/2013 » Elecciones Legislativas
26/10/2010 » VERGÜENZA
03/08/2010 » Shopping


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: