27/09/2006
Coincidencias
por Pacifico Innato

Pocas veces coincido con algunas actitudes de la senadora Cristina Fernández de Kirchner. No me gustan sus sobreactuaciones cuando habla en el recinto de la Cámara de Senadores. Rechazo sus arrebatos de soberbia cuando se enoja con la prensa. Desprecio cuando desprecia a la oposición. Sin embargo, esto no empaña mi reconocimiento a su formación intelectual y a sus años de militancia.
Coincido esta vez con la primera dama respecto de su actitud frente a los representantes de las más importantes organizaciones judías de los Estados Unidos.
La senadora Fernández de Kirchner se reunió hace pocos días, en Nueva Cork, con dirigentes de la Liga Antidifamación League, el Comité Judío Estadounidense, del Congreso Judío Mundial, de la Conferencia de Grandes Organizaciones Judías, de la Federación UJA y de la Bnai Brith.
Abrahan Forman, de la Liga Antidifamation League, dijo en la reunión: “No podemos entender cómo su país apoya a Chávez”. Cristina Kirchner replicó: “Nadie le elige los amigos a la Argentina”.
Que se entienda, esta columna no defiende a Chávez, defiende la soberanía del país para elegir a sus amigos. Nadie nunca desde la Argentina criticó la alianza irrestricta que tiene Israel (no el pueblo judío) con el presidente norteamericano George W. Bush.
A continuación fue el turno del rabino Israel Singer, del Congreso Judío Mundial, quien señaló que “cuando Kirchner fue electo me prometió personalmente que se iba a diferenciar de los otros presidentes en el tema (atentados a la embajada de Israel y la AMIA). Voy a volver en 2007 a buscar el resultado de esa promesa”. La senadora aclaró con énfasis: “No fue un atentado a la comunidad judía sino a la Argentina”.
En los atentados terroristas a la embajada de Israel y a la AMIA murieron argentinos, más allá de si eran católicos, judíos, musulmanes o budistas. La religión que profesaban no tiene, en este caso, ninguna relevancia.
Estamos cansados que se confunda o se quiera confundir a la sociedad argentina: una cosa es ser judío y otra es ser israelí. No son lo mismo. Mezclar política con religión ha llevado al derramamiento de mucha sangre. Si no, pregúntenle al pueblo palestino.
Pacífico Innato





Pacifico Innato



Nombre
Escriba su mensaje::
Email
 
02/08/2013 » Elecciones Legislativas
26/10/2010 » VERGÜENZA
03/08/2010 » Shopping


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: