08/06/2010
PERIODISMO
por Pacifico Innato

PERIODISMO



“Pacífico, quiero que escribas una nota para el día del periodista”, dijo, casi como una orden, el director de Congreso Abierto, Armando Vidal.

-¿Cuánto estás pagando la nota?, pregunté.

-Todo lo hacemos a pulmón, no tenemos ni un mango, se justificó Vidal.

-Soy un profesional, vivo de esto, aclaré.

-Creí que eras un amigo. Está bien, ya sé con quién contar cuando necesite algo. Chau Pacífico.

-Chau. ¡Ah Mandy, felicitaciones por el ascenso de Quilmes a primera división, aunque eso es engordar para morir flaco.

-No sé, pero nosotros estamos en primera y Talleres apenas juega en el Argentino A.

Se acerca el día del periodista y aún no escribí la nota que me pidió Mandy. Lo de la plata era en joda; nunca le cobraría a un amigo y menos al que me invitó, junto con José María, a conocer la cancha de Quilmes cuando el local le ganó, de pedo, uno a cero a Talleres, lejos el mejor equipo del fútbol argentino, aunque Julio Grondona no nos quiera y prefiera a los piratas de Belgrano.

Pienso y no se me ocurre nada, como dice el Nano Serrat, salvando las distancias y los abismos. Bueno, tampoco soy Ricardo Fort, menos me gustaría integrar el panel de “periodistas” del programa “6,7,8” del Canal 7, que siendo estatal pasó a ser del gobierno: ahí, como un tribunal de la Inquisición de la Edad Media, un grupo de periodistas juzga al periodismo que no es mercenario del gobierno.

¿Quiénes son esos tipos para decir cuál es buen periodista y cuál es malo?. Algunos de esos “jueces de periodistas” tienen experiencia, pero otros tienen menos calles que Venecia. Se ríen y critican a los periodistas que están en contra del gobierno. Elogian y se babean ante los periodistas que, siendo más papistas que el Papa, dicen que en la Argentina no hay pobreza, que la inseguridad es una sensación y que no hay inflación sino reacomodamiento de precios.

No, estos son temas serios y Mandy me pidió una nota de humor.

¿Puedo tener humor cuando con la plata de mis impuestos estoy pagando a ocho agentes de la Policía Federal para que viajen a Sudáfrica a custodiar a los barra brava que fueron a ver el mundial de fútbol?. Este verano mis sobrinos fueron de viaje de egresados a Tanti, en Córdoba, junto a cuatro colegios de Villa Dolores. Eran más de 100 chicos y no los custodió ni el sargento García de la serie El Zorro. El “dueño de la Federal” es Aníbal Fernández, reconocido hincha de Quilmes, y Mandy Vidal no dice nada. Claro, seguro que algo diría si el comisario de la Federal fuera hincha de Talleres. Los periodistas, por lo general, miden todo de acuerdo al club de sus amores. Las periodistas, en cambio, lo hacen teniendo como medida el shoping de su preferencia. Después se llenan la boca hablando en nombre del periodismo independiente. Hasta Marcelo Bonelli, de Canal 13, habla de periodismo Independiente cuando todo el mundo sabe que es de Racing.

Ni hablar de los periodistas acreditados en el Congreso de la Nación. Vidal sabe mucho de eso, estuvo en la Sala de Periodistas del Congreso desde la época en que Alfredo Palacios, con apenas 24 años, fue diputado nacional, en 1904. Es más, Mandy es amigo de Oraldo Britos, otro histórico senador y diputado peronista, que fue legislador y constituyente desde 1853 junto a Juan Baustista Alberdi. Según Vidal, hay injusticias: Alberdi tiene el nombre de una avenida y Oraldo ni siquiera un callejón de Parque Patricios.

Vidal, al igual que Oraldo Britos, es un histórico del Congreso: descubrió junto con otros periodistas al diputado trucho cuando se votaba la ley de Gas del Estado. Fue el inventor de la palabra “diputrucho” y hasta escribió un libro al respecto. Quiere pasar a la historia por ese tema y nunca se olvida de ese día.

Hace poco me lo encontré a Vidal en el café Casablanca, frente al Congreso, café al que Mandy juró no volver nunca más hace más de 20 años, debido a un problema gremial de uno de sus mozos. Como se ve los juramentos de Vidal tienen fecha de vencimiento: veinte años. Algo es algo, al menos duran un poco más que las promesas de los políticos, que se esfuman apenas terminan las elecciones.

En ese encuentro Mandy Vidal me pidió la nota para el día del periodista y me dijo que me la iba a pagar.

Ojalá dentro de veinte años mis nietos cobren la nota, Oraldo tenga una calle con su nombre y el libro de Vidal sobre el “diputrucho” sea best seller, pero que nunca se lea en Casablanca.






Pacifico Innato



Nombre
Escriba su mensaje::
Email
 
02/08/2013 » Elecciones Legislativas
26/10/2010 » VERGÜENZA
03/08/2010 » Shopping


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: