26/07/2013
PUBLICIDAD Y POLITICA
por Lamberto Oscar

PUBLICIDAD Y POLITICA

La publicidad y la propaganda fueron desde tiempos remotos una herramienta de la política. En el siglo veinte se pasó de la mera difusión de los actos públicos a la creación de maquinarias propagandísticas que impregnaron la vida política.

La maquinaria de difusión y desinformación que instrumentaron tanto Stalin como Hitler marcaron la conjunción inseparable entre la comunicación y el poder. La realidad pasó a ser lo que se contaba, fuera verdad, verdad corregida o directamente mentira.

Esto no sería novedoso, las crónicas de las batallas de la antigüedad eran prolijamente corregidas por los escribas de la época. Los grandes generales eran muy cuidadosos con la difusión de los partes de guerra, tanto para agrandar las victorias como para minimizar y justificar las derrotas.

Lo novedoso fue la difusión masiva a través de los nuevos medios de comunicación, la radio, el cine y más tarde la televisión. Orwell en su magistral libro “1984” denuncia la publicidad como instrumento de las dictaduras.

La difusión planetaria realizada por la revolución de la informática, el uso de satélites, computadoras personales, teléfonos celulares , televisión digital , han potenciado la comunicación a punto tal que ya es muy difícil saber que es una noticia y que es una acción propagandística.

La comunicación visual fue reemplazando paulatinamente el discurso por la imagen, hasta llegar a la actualidad donde a los políticos ya casi no se los valoran por lo que saben o lo
que piensan, sino por la imagen. Imagen que en general es construida por publicistas profesionales.

Desde la creación de una estética visual, tienen que ser flacos, sin lentes, sin canas, parecer siempre jóvenes, hasta el uso de una forma de comunicación que es preponderantemente gestual. Que el público concluya que el personaje expresa lo que él siente o necesita.

La imagen ha pasado a ser determinante para elegir un candidato y paradójicamente ésta es una derivación de la instalación en los medios de comunicación. Al extremo que es mucho más fácil para un deportista, un artista de televisión y hasta un cocinero que prepara recetas en la tele, acceder a una candidatura que a un militante político que trabaja en las estructuras partidarias.

La imagen es unipersonal se crea y se mantiene por los medios, quien no tenga acceso a los medios no tendrá ni conocimiento ni imagen, y sólo podrá acceder a alguna candidatura escondido en una lista sábana detrás de alguien famoso.

Por estos días la televisión, radios, portales, se inundan de propaganda política para las elecciones parlamentarias, con pequeñas excepciones, se puede observar una puja de publicistas por quien logra vender mejor el producto envasado.

Es difícil distinguir un pensamiento, acotados por los tiempos, y la necesidad de visualizar una imagen, se repiten consignas casi todas iguales, elegidas por encuestadores que miden los deseos y necesidades de la población.

Sólo títulos, el voto se convierte en un cheque en blanco, se vota por la imagen creada y aceptada por cada uno, aunque se escuche hablar de inflación, inseguridad, crisis energética nadie explicita que acciones son necesarias para corregirlas, no vaya a ser que alguien no le guste la solución y no vote.

Los políticos que discurseaban en las esquinas han sido desterrados por las técnicas de la comunicación, la política también está siendo parte de la realidad virtual. Es muy difícil reclamarle a una imagen, por ello las insatisfacciones se expresan en redes sociales donde se promueven las quejas, los conflictos y hasta revueltas populares, la mayoría en forma anárquica ante la ausencia de liderazgos que se expresen el sentimiento de tanto disconformismo .


Oscar Lamberto

seguinos en facebook El Poder de la Gente



Lamberto Oscar


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: