27/07/2011
El chivo expiatorio
por Lamberto Oscar

El chivo expiatorio
Siempre que existe una derrota debe existir un culpable. Herminio Iglesias pagó para los tiempos la derrota de Italo Luder en las elecciones presidenciales de 1983, cuando quemó un cajón de muerto en el acto de cierre de campaña.
Pero todos los que participábamos de esa campaña sabíamos mucho antes del comicio que era imposible ganar porque ese peronismo había perdido las preferencias de las mayorías .
Una acertada visión de la realidad con un grupo de nuevos dirigentes que encaramos la renovación del peronismo nos permitió en pocos años volver al gobierno.
Vale recordar estos hechos porque el peronismo de la provincia de Santa Fe acaba de hacer la peor elección de gobernador desde su fundación.
Analistas foráneos y algunos funcionarios nacionales en una increíble simplificación encontraron en el chivo Rossi (el candidato) el chivo expiatorio.
Miraron la lista de diputados donde Maria Eugenia Bielsa ganó en su categoría y dijeron todo esta bien hay que descorchar champan y esperar tranquilos la elección nacional.
Como peronista santafesino que tuvo el honor de ocupar todos los cargos partidarios y haber sido seis veces legislador nacional tengo pena y tengo bronca. Pena porque me duele que mi partido pierda y bronca porque la derrota se construyo, por impericia, sectarismo, y mala leche.
El peronismo de Santa Fe tiene una integración diversa como es diversa la provincia. Lo componen los obreros industriales y las barriadas humildes de las grandes ciudades, lo acompañan con su voto importantes sectores medios, productores fabriles y rurales, cuando logra conjugar todos estos intereses es un claro ganador como lo demuestran los gobiernos de Carlos Reutemann y Jorge Obeid.
Desde alguna usina nacional cargada de prejuicios e ignorante de nuestra realidad se comenzó a interferir en nuestra construcción interna, se vetaron candidatos, se hostigaron a figuras representativas y se impulsó un disparatada interna con cuatro candidatos que le permitió ganar al único candidato que no podía ganar la elección general dada su alta imagen negativa, producto del desgaste natural que produce la conducción de una bancada.
Ninguno de los genios constructores leyó el mensaje de las urnas después de la elección interna algo se estaba moviendo en el subsuelo del peronismo. Se sabia de antemano que un alto porcentaje de los que votaron las listas perdedoras no lo harían por el ganador, pero se siguió ignorando la realidad.
Mientras tanto como en esas carreras de caballos en el pelotón de punta aparece uno que no figuraba en la fija.
Mientras nuestro candidato alineaba su discurso para el gusto de funcionarios y convencidos, el cómico Miguel del Sel mateaba con la gente en villas y barrios de todas las ciudades, levantó el discurso de defensa de los productores rurales y casi en soledad puso en jaque a las estructuras del gobierno nacional y del gobierno provincial, los impenetrables barrios del centro rosarino le negaron los pocos votos que le faltaron para ser gobernador.
¿Como se pueden juntar mas de seiscientos mil votos sin partido, sin estructuras en solo cinco meses?, y la respuesta está en que hay un alto grado de descontento que busca que alguien los canalice, cuando no encuentran a quien es cuando aparece el voto en blanco masivo que le quita legitimidad a cualquier resultado.
Descontento que tiene varias caras, en el sector rural algo se ha roto después de la resolución 125, además del hostigamiento a quien produce trigo y no lo puede comercializar o quien debió liquidar sus vacas, o lo inundan con cerdos de Brasil y ve que su dinero va a financiar fútbol para todos o a regalar el gas y la luz a los porteños.
Con cuanta ligereza escuchamos decir a los funcionarios de que se quejan los gringos si están llenos de plata. Se olvidan que esos "gringos" hablan poco pero saben que hacer con su voto.
Los dirigentes gremiales solo dieron un apoyo formal, se cobraron con trabajo a reglamento no haber cubierto las expectativas de una mayor participación en las listas.
En los barrios mas humildes donde el afecto tiene un valor mayor que la dádiva el candidato emergente les recordó a todos los dirigentes que no alcanzan toneladas de bolsones cuando la gente elige a quien votar.
Una nueva juventud que como toda juventud cree que el mundo comenzó cuando ellos llegaron se dedicó como reencarnaciones de Torquemada a denostar a cualquier peronista que tuviera alguna duda sobre la verdad oficial.
El uso de actos oficiales para hacer campañas partidarias y el arribo de la trova porteña de artistas que nos venían a enseñar como votar completaron el envase de un coctel explosivo que explican el porque del resultado.
Para esquivar el bulto a la realidad, el Jefe de Gabinete dijo hay que mirar la lista de diputados que allí esta la verdadera fuerza conque puede contar el gobierno nacional en las próximas elecciones.
Hecho que puede inducir a un nuevo error, no obstante ser Maria Eujenia Bielsa una gran candidata con muchas chances de ser la próxima Gobernadora, si Anibal no la sigue elogiando, porque la lista de diputado estaba integrada por todos los sectores internos de peronismo santafesino, que aunque sea por espanto lograron hacer una lista por la que militaron todos.
Con ser una derrota terrible el peronismo no está muerto, ha conservado la mayoría en las dos cámaras, ha retenido intendencias importantes y gran cantidad de comunas.
Pero ha tenido mas relevancia la calidad de los candidatos que la pertenencia partidaria.
Lo mas difícil después de un golpe duro es poder reconstruir el alma, el poder reconocernos como compañeros y esto es imposible si siempre hay algún boludo levantando el dedo acusador con el que insinúa un pensamiento distinto.
Hay que empezar a reconstruir desde las estructuras hasta la estética, hay que poner un oído en la sociedad, la bonanza económica de la provincia no fue suficiente para que la gente avalara al gobierno socialista que ganó por muy poco, ni al peronismo que enarbolaba las banderas del modelo.





Lamberto Oscar


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: