20/07/2011
Los tiempos de hoy

Los tiempos de hoy

A quien aprecie lo que escribo

Estamos viviendo tiempos nuevos, donde los que se dan a llamar avances, están transformando la vida de todos nosotros. De todos los que vivimos este proceso, que no podemos escapar y diría tampoco ni pensar a la misma velocidad de los cambios.

Digo transformando nuestras vidas porque se están transformando nuestras relaciones, nuestras relaciones con los otros, con las cosas, con la naturaleza y eso indudablemente nos cambia. En la historia de la humanidad no hay antecedentes para contrastar lo que está sucediendo, hacia donde vamos y sus consecuencias. Somos testigos del desenfreno de los cambios, los percibamos con claridad o no, somos lo que estamos siendo y lo que la vertiginosidad cultural vaya determinando. Ya nada puede ser igual que antes, ya que de pocos años a esta parte las practicas cotidianas no son las de antes y se ven condicionadas al estar siendo los avances parte central de nuestra cotidianeidad.

Se entablan numerosas relaciones, como nunca se ha experimentado en la historia, mas de las que las culturas pasadas podían hacerlo, pero también efímeras como nunca antes. No queda tiempo siquiera para reflexionar la pérdida de una relación con la maraña de las nuevas, las cuales muchas veces no tienen rasgos de humanidad, por lo menos los rasgos físicos que se pueden percibir con todos los sentidos, los del ver al otro, el escucharlo, el acercarse, el percibirlo.

Incluso se me hace difícil mantener mi atención en la reflexión que estoy llevando a palabras en este momento, sin tentarme otros atractivos de los demás “avances” que les voy a llamar tecnología o artefactos de la información y la nueva forma de comunicarnos. No me quiero dejar influenciar o salir de lo que estoy haciendo en este preciso momento, aquí y ahora, ya que cambiaria mi emoción actual y sedería a las tecnologías que no nos dejan detenernos a reflexionar y lo que es peor, a sentir.

Quizás, como así lo pienso, en un futuro mediato ya nada sea igual en nuestras relaciones o por lo menos como lo conocemos quienes tenemos cierto tiempo de vida y pudimos experimentar distintos mensajes sociales que la cultura y la tradición nos fue dando.

Como abogado podría decir que la mayoría de las instituciones jurídicas como mínimo están en crisis. Y una de ellas, que ahora es también jurídica pero su base viene de la práctica religiosa, como es el matrimonio es un ejemplo. Sin bien la novedad del matrimonio entre personas del mismo sexo pareciera demostrar lo contrario, quizás pase como una moda o un hito en el reconocimiento de derechos igualitarios. Lo que es más trascendente, es que evidentemente han y están cambiando las familias, y cuando cambian las familias cambian las sociedades - y necesariamente tendrían que cambiar sus normas - y cambian las culturas, y así las formas de vivir en el discurrir de la historia de la humanidad. Hacia dónde vamos no creo que lo sepan ni los diagramadores del gran plan, si es que lo hay.

La mía puede estar siendo solo una mirada de quien se encuentra en una generación intermedia, donde parado en el suelo Argentino y su historia nos haya tocado vivir o crecer con modelos de autoritarismo de la dictadura y modelos de consumismo del capitalismo como único sistema imperante. Ni de uno ni de otros. Ni de la ciudad ni del campo, como es mi caso. Ni del trabajo manual ni del preponderantemente virtual. Ni de la castración ni del libertinaje. De los que observamos incongruencias arriba y abajo. Quizás esto hasta sea una ventaja - la de observar desde el vértice - aunque de lo que si estoy seguro es que se ve nublado, y para los que no solemos quedarnos con eso y buscamos ver con más claridad para ver que hacemos, pareciera que hay que entender este momento de la historia con mas percibir que pensar, con la mera reflexión que permita la acción necesaria y más acertada o siquiera menos errónea; y esforzarnos en sostener las relaciones que nos permitan el mejor transito vital.

Santiago Lamberto

19 de julio de 2011 Buenos Aires,







Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: