12/06/2006
Se nos fue Fermín Chávez
por Pepe Lorenzo

Nació el 13 de julio de 1924 en El Pueblito (Nogoyá, provincia de Entre Ríos).
Fermín Chávez era un hombre de una gran formación intelectual que cursó Humanidades en Córdoba, Filosofía en Buenos Aires y Teología en Cuzco.
Su fé católica era el pilar fundamental de su vida.
En 1958 fue Vocal Suplente del Comando Táctico designado por Perón desde el exilio.
En 1963 fue Delegado del Consejo Coordinador y Supervisor del Justicialismo en Santiago del Estero.
En 1984 fue miembro de la Comisión Asesora Política del Comando Superior Justicialista
Juan Lamela lo distinguió con la “Orden Pampa” en 1974.
La Secretaría de Cultura de la Nación le otorgó el Premio Consagración Nacional en 1990.
Ocupó cargos nacionales y municipales, entre ellos fue Asesor del Ministro del Interior con rango de Subsecretario en 1974.
Fue el autor de más de 40 libros y opúsculos sobre historia política e historia de las ideas siguiendo las enseñanzas de Rodolfo Mondolfo, Nimio de Anquín y Víctor Frankl y ejerció la docencia en las Universidades de La Plata, de Lomas de Zamora y de Buenos Aires.
Su conocimiento de las lenguas clásicas lo había llevado a traducir el Martín Fierro al latín.
Además, era un poeta.

Era miembro del nuestro Instituto y del Instituto Juan Manuel de Rosas.
Fue uno de los historiadores por excelencia del peronismo y un hombre clave del pensamiento nacional.

Fermín, ese gran compañero, nos dejó definitivamente en la mañana de ayer. Estaba trabajando en las Obras Completas de Eva Perón.

Todos los que tuvimos el honor de tratarlo, nos encontramos con un hombre sencillo, de una humildad extrema y de una generosidad sin límites, un hombre bondadoso, siempre dispuesto a recorrer el país dando charlas en locales del Partido , en Sindicatos, entregando su tiempo, tan valioso para la investigación de nuestra historia, sin esperar nada a cambio.

Sufrió el castigo, como otros intelectuales del peronismo, de la indiferencia de parte de la “inteligencia”, de los críticos y de los historiadores mediáticos, de los académicos, que silenciaron el inmenso valor de sus obras, relegándolo al lugar menospreciado de “historiador del peronismo” a pesar de que su nombre tenía ya reconocimiento mundial, siendo citado como una autoridad en obras de historiadores extranjeros.
Como si eso no hubiera sido suficiente, hace unos años, comenzaron a difamarlo, haciendo circular un e-mail en el que aparecía cobrando una jubilación de privilegio en dólares, última patraña a la que fue sometido. Su inocencia le hizo creer que esa tremenda mentira era sólo un error.

Pocos hicieron tanto por la divulgación de la verdad histórica del Peronismo como lo hizo Fermín.
Cada vez que los peronistas nos reunamos en una Unidad Básica, en el Partido, en una marcha; cada vez que se nombre al General o a Evita, cada vez que los hombres y mujeres de nuevas generaciones quieran saber quién era Juan Domingo Perón, surgirá su nombre.
Su presencia angelical - gorra, pañuelito al cuello y alpargatas- nos acompañará por siempre.

Les envío un abrazo peronista a todos los compañeros que, como nosotros, hoy lo despiden con un profundo dolor.


Lorenzo Pepe
Secretario General
INSTITUTO NACIONAL JUAN DOMINGO PERÓN






Pepe Lorenzo
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: