08/08/2006
Recordando a Peron
por Britos Oraldo

Recordar a Perón en vísperas de un nuevo aniversario de su desaparición física resulta un compromiso patriótico con nuestro pensamiento de hombres militantes, y nos obliga a transmitir a las generaciones venideras las vivencias experimentadas, que tenían un sólo destinatario: el hombre y todo aquello que lo rodeaba, que era su patria.
Todo transcurre en un escenario denominado Argentina, nacida en 1810, independizada en 1816, y ocupada y explotada siempre por intereses foráneos carentes de sensibilidad social.
A pesar de tener la Constitución de 1853, con pretensiones democráticas que no se respetaban, recién en 1916, mediante la llamada Ley Sáez Peña, se logra, a través del voto secreto, elegir al primer presidente surgido de la expresión popular, que también es jaqueado por los intereses antinacionales y las traiciones de los “vendepatrias”, como los llamó Jauretche.
Así conocemos la Década Infame, en donde en una población de casi 11 millones de habitantes existía un millón de desocupados, deambulando en la miseria, sin escuelas y sin futuro. Algunos alcanzamos a conocer esta etapa, otros por las expresivas plumas de Jauretche, Scalabrini Ortiz y Manzi pudimos ampliar nuestros conocimientos.
El gobierno revolucionario instalado el 4 de junio de 1943 determinó que un joven coronel llamado Juan Domingo Perón se haga cargo del viejo Departamento de Trabajo, que pasó a denominarse Secretaría de Trabajo y Previsión Social. Hasta ese momento se había mantenido como simple adorno, ya que había sido creado en 1900, y remozado en 1912, y estaba privado constantemente de facultades, y sólo se limitaba a cobrar algunas multas.
Perón decía al asumir: “Tengo la seguridad que esta Secretaría debe poseer el ímpetu suficiente para reavivar las mortecinas esperanzas de los hombres del trabajo o que al sucumbir por inacción su descrédito arrastrará la caída a cuantos hemos contraído el derecho de crearla”. Perón, de ahí en más, en casi 900 días de gestión hasta fines de 1945, se reúne en más de 700 oportunidades con los trabajadores.
Existe en la biblioteca del Congreso de la Nación un trabajo que hicimos en 1973 con el entonces senador Humberto Martiarena, en el que logramos rescatar toda la documentación de aquellas reuniones. Ahí se puede observar la forma en que Perón discutía estos temas con las distintas organizaciones gremiales. Así nació el Estatuto del Peón, así logramos, a fines de 1945, el primer aguinaldo, que ya quedó establecido por decreto. También surgieron las normas para discutir los convenios de trabajo, y en cumplimiento de la ley 11.544, que hasta entonces no se cumplía, comenzó a aplicarse la jornada laboral de 8 horas. Todo esto le dio una sustentación muy fuerte a los trabajadores.
Cuando Perón resulta candidato a ser presidente de la Nación, el 24 de febrero de 1946, y asume el 4 junio del mismo año, el peronismo irrumpió en la sociedad, en un país atrasado, cuyas raíces de intolerancia, personalismo y tradición autoritaria eran anteriores a 1810.
Las secuelas de la Década Infame, de desocupación, miseria, abandono social, fraude, proscripción, violencia política, dependencia externa, privilegios y entrega económica, fueron barridas por los trabajadores aquel 17 de octubre de 1945, cuando rescataron al coronel encarcelado por la oligarquía y sus aliados, y sellaron un compromiso que pondría fin a sus largas postergaciones.
En lo económico, Perón rescató la deuda externa que nos había convertido en una semicolonia británica, nacionalizó los depósitos y el Banco Central, para poner el crédito en manos de la comunidad y orientarlo hacia la industrialización.
En lo social, como decíamos, surgieron las leyes laborales y de previsión (aguinaldo, vacaciones) y se universalizó el régimen jubilatorio. La Reforma de la Constitución de 1949 elevó a rango de norma constitucional el derecho al trabajo.
Esa Constitución defendía la educación pública, la salud, la vi



Britos Oraldo
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: