14/02/2007
Descubrimientos
por Lamberto Oscar

Cuando se descubrió la rueda la humanidad se puso en marcha, con la pólvora cambio la forma de las guerras, con el poroto se combatieron las hambrunas, con la penicilina se curaron enfermedades que hasta ese entonces eran mortales y en todos estos hallazgos quedó marcado un antes y un después.
En las ciencias económicas es mucho más difícil encontrar situaciones asimilables, pero se pueden señalar aportes de distintos autores y diferentes épocas que realizaron observaciones sobre realidades variadas.
Algunos estudiaron el comportamiento de la oferta, otros de la demanda, hubo análisis de los impactos de diferentes regulaciones en los mercados, sobre el rol de la moneda, los bancos centrales, la tasa de interés, etc.
Hay algunas conclusiones que son demostrables con series estadísticas, por ejemplo todos los precios se mueven en forma permanente, y en el largo plazo se mueven de igual forma.
De manera que si por una decisión de gobierno, se fija un precio, haciendo que quede rezagado respecto de los demás en algún momento aumentará más que el resto para recuperar el importe perdido.
En la historia de nuestro país, de los últimos cuarenta años, se pueden verificar estos hechos en reiteradas oportunidades, siempre a un intento estabilizador artificial, congelando una o muchas variables, le siguió una explosión.
Inflación cero, Rodrigazo, tablita cambiaria, el que apuesta al dólar pierde, plan Austral, hiperinflación, convertibilidad, pesificación, son palabras que marcan épocas donde los distintos gobiernos realizaron alguna manipulación de la economía que pomposamente llamaron planes.
Como está demostrado que es difícil aprender de los errores ajenos y mucho más de los propios, se reiteran conductas que más tarde o más temprano pueden ser causas de nuevas frustraciones.
Jugar con índices de precios, establecer valores máximos, regular el valor de la divisa, hacer uso y abuso de subsidios, son hechos que se encuentran en la aplicación de diferentes planes que terminaron en fracasos estrepitosos.
Pero en economía es difícil marcar un antes y un después, es como si se estaría comenzando de nuevo todo el tiempo, pareciera que cada funcionario es infalible, que los que actuaron en el pasado eran perfectos ignorantes y que esta vez no va a ocurrir.
Desestimar las críticas o taparse los oídos ante opiniones distintas, suele ser la práctica repetida, lo complicado del problema es que los errores son mucho más que una discusión académica, las equivocaciones de los economistas las paga la gente con su pobreza.





Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: