09/01/2007
UNIDADES DE MEDIDAS
por Lamberto Oscar

Desde tiempos inmemoriales el hombre se ha empeñado en elaborar unidades de medidas que le permitan saber cantidades, peso, volúmenes, ya sea para uso comercial, de la administración del estado o para los ejércitos.
Con el auxilio de la matemática y la física se construyeron todo tipo de relaciones y modelos con destino a los usos más diversos.
Sobre la teoría de los juegos y la probabilística se desarrolló la ciencia estadística, cuya utilización abarca todas las ramas del conocimiento y su aplicación forma parte de la cotidianidad.
Existen escuelas económicas que construyen todo sus análisis sobre la base de modelos matemáticos, la evolución de la gestión de la administración, tanto pública como privada, se la realiza mediante la comparación de índices o indicadores, que se construyen como herramientas para medir la evolución de determinados valores, que intentan señalar el comportamiento de una sociedad.
Para conocer el comportamiento de un consumidor, cuánto gasta y adónde lo gasta, el método más simple es preguntarle, pero como no es posible preguntarle a todos los consumidores, se lo hace a un número reducido, que se conoce como “muestra” y que debe contemplar una clasificación similar al conjunto social, considerando edades, sexo, geografía, clases sociales, cuando más representativa del conjunto social sea la muestra más correcta serán las conclusiones sobre la conducta de los consumidores objeto del estudio.
Alguien dijo con las estadísticas se puede demostrar todo, incluso una mentira, sólo hay que hacer la muestra adecuada.
En los Estados Modernos existen direcciones y hasta Ministerios de Estadísticas que relevan todo tipo de datos y elaboran índices de evolución de los precios, de los salarios, de la tasa de interés, del producto bruto, de población, del comercio externo e interno, etc.
Los datos elaborados con rigor científico son la base de muchas decisiones políticas, tanto en el sector público como en el privado. También es cierto que en algunos lugares, cuando los datos son adversos existe la tentación a dibujarlos o corregirlos, para cambiar su apariencia, induciendo al error a muchos incautos. El método utilizado para estas alteraciones consiste en cambiar las bases de comparación, o influir sobre el comportamiento de los sujetos de la muestra, de manera que en vez de levantar datos estadísticos se los construye.
El peligro que encierra este comportamiento es que los valores oficiales deben verificarse en la realidad, y cuando no ocurre el descrédito se generaliza y el indicador deja de ser utilizado por aquellos que conocen la trampa.
En algunas comisarías del interior, el método para que no aparezca en las estadísticas que el delito aumenta, es negarle a los damnificados la posibilidad de denunciarlos, o en las sucursales de los bancos, para que no existan deudores incobrables, directamente niegan el otorgamiento de préstamos.
Estos son ejemplos burdos, de cómo pueden construirse las series, que después se utilizan como ciertas, de hecho los hay más sofisticados y por lo tanto más peligrosos, pero en defensa de la gente, está que el mejor dibujo no puede cambiar la realidad.
Para verificar cuan cierto es el índice oficial de precios, alcanza con visitar un supermercado.





Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: