28/11/2006
La guita y el Poder
por Lamberto Oscar

A lo largo de la historia el Poder pocas veces estuvo en manos de las mayorías, primero se impuso por la fuerza bruta, la jefatura se lograba cuando alguien era capaz de ganarles a todos en el combate, el uso de la fuerza devino en el derecho de sangre y el Poder se hizo hereditario hasta que la burguesía triunfante en la Revolución Francesa impuso el dinero y la propiedad como fuente del Poder.
El círculo de los participantes en las cuestiones del Poder se fue ampliando a más sectores que opinaban pero con nula participación popular.
Las familias reales, los generales y sacerdotes, los grandes propietarios gobernaron casi todo el planeta durante siglos donde a los pueblos sólo les cabía obedecer.
Las guerras por la independencia contra los poderes coloniales convocaron a los pueblos a las armas para enfrentar a ejércitos profesionales, ese respaldo popular constituyó la base de organizaciones republicanas aunque con derechos populares muy limitados.
Se discriminaba, por condición social, por sexo, por raza. Recién en el siglo veinte en gran parte del mundo occidental se consagra el voto universal que incluye a las mujeres, y no hace distingo de razas.
Nuestra constitución consagra el derecho a todos los ciudadanos tanto de “elegir como de ser elegidos” para ocupar cargos parlamentarios y en el poder ejecutivo con el único requisito de la idoneidad
Fraudes electorales y comicios viciados para torcer la voluntad del votante fueron moneda corriente en nuestro país durante el siglo diecinueve y parte del siglo veinte, cuando los pueblos pudieron romper la trampa surgieron los gobiernos de mayor adhesión como el Hipólito Irigoyen y Juan Perón.
Pero aunque los avances en aras de un mayor y mejor representación popular son notables, modernos peligros se ciernen sobre nuestras democracias, donde con una apariencia de gran participación el circulo de los elegibles se reduce nuevamente y mas aùn el de los verdaderos electores.
En la nueva cultura electoral el candidato esta por sobre las Organizaciones Políticas que lo promueven, para ser candidato hace falta buena imagen y alto conocimiento que solo puede lograrse apareciendo en los medios masivos de comunicación.
Posibilidad que está condicionada a contar con promoción que a su vez depende de sponsor, que valen para la política, el deporte, el arte, la ciencia o el espectáculo.
El patrocinio a veces lo realizan los gobiernos para con sus cuadros más relevantes, las empresas que publicitan marcas y que defienden algún pensamiento afín a sus intereses, los sindicatos que promueven sus hombres y en la medida de sus posibilidades también los partidos.
Para cualquier acción de promoción hacen falta recursos económicos cada vez mas importantes, a su vez cuando los candidatos están en condiciones de postularse, hacen falta nuevos recursos para las campañas electorales cuyos costos crecen de manera exponencial = La reciente campaña para elecciones legislativas en EE.UU. tuvo un costo estimado de 2600 millones de dólares =
Los fondos estatales destinados a financiar la política son a toda luz insuficiente y además mal visto.
Financistas, como en el foro romano que aportaban para que los oradores pagaran clientes que aplaudían, y medios de comunicación como la nueva expresión del poder real, están detrás de toda elección importante, con el peligro que como al principio de la historia muy pocos serán los elegidos, a veces con el beneplácito de la gente y otras con la mera ilusión que se puede elegir al mejor.








Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: