18/11/2006
Misiones
por Lamberto Oscar

Es una Provincia Argentina, con bellezas naturales y mucha historia, que linda con Brasil, y Paraguay, los argentinos la identifican por las cataratas del Iguazú, y en general se la menciona en los medios nacionales por algún problema delictivo que sucede en la triple frontera.
Recientemente, en ese lugar alejado de la Capital, ocurrió un hecho de los que constituyen inflexiones en la historia.
Desde el retorno de la democracia, hace ya un cuarto de siglo, las elecciones son un hecho normal, que se repite por lo menos cada dos años, además hubo convocatorias extraordinarias, para modificar la Constitución de la Nación y de muchas Provincias.
En Misiones, se llamó a las urnas para una nueva reforma constitucional que permitiera la elección indefinida del Gobernador, hecho que por otra parte existe en otras Provincias.
Cuando todo parecía que el proyecto se llevaría a cabo sin sobresaltos, ocurrió el fenómeno que marca el inicio de una distinta situación de nuestras prácticas políticas.
Bajo el liderazgo de un obispo jesuita de la Iglesia Católica, se juntaron organizaciones gremiales y sociales, sectores políticos de distinta procedencia, incluso del partido oficial, con una amplia cobertura de los principales medios televisivos de alcance nacional y proclamaron un no rotundo a las aspiraciones del gobernador a ser reelegido y propinaron un verdadero cachetazo a los encuestadores que pronosticaban un resultado totalmente distinto al ocurrido.
El hecho, ignorado el día después por las altas esferas del gobierno y rápidamente tapado por una catarata de nuevas noticias, tuvo su primer efecto en que varios Gobernadores en ejercicio decidieron desistir de otras postulaciones para quedarse en el cargo.
Pero como la piedra arrojada en el centro de la laguna, donde el impacto produce más de un círculo que se desplaza hasta llegar a sus bordes, el resultado de la elección por la constituyente de Misiones, más allá de los números, sus consecuencias aún no han sido mensuradas.
Son aceptables los argumentos de quienes afirman que se trata de un hecho circunscripto a una provincia, donde se dieron situaciones muy especiales y que esa experiencia no es trasladable a otro lugar.
Por lo general las situaciones trascendentes de la historia pasan desapercibidos para sus contemporáneos, solo con el transcurso del tiempo se pueden constatar que constituyen los hitos que miden los cambios.
Con lo riesgosas que son las interpretaciones sobre la significatividad de determinados acontecimientos, la intuición, que no es aconsejable como método científico y que no obstante suele ser de uso frecuente en la vida política, nos indica que estamos ante un hecho a tener en cuenta en el desarrollo futuro del país.
De esta experiencia es posible que surjan nuevas formas de relacionamiento y otra calidad institucional, que consolide nuestro sistema en el tiempo, donde la mayoría se legitime cuando afirma o cuando rechaza, porque de ello se nutre la democracia, que con sus defectos sigue siendo el mejor sistema de gobierno inventado por el hombre.







Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: