05/11/2006
Las crisis cíclicas LOS CAMBIOS EN EL SECTOR PUBLICO Y SU IMPACTO INST
por Lamberto Oscar


.


Las crisis cíclicas que el capitalismo tiene con sus secuelas de obreros en paro e iniquidades sociales, impulsó una nueva forma de organización que tuvo una vigencia con gran aceptación durante 50 años que, a pesar de muchas dificultades, se mantiene en muchos países.

En la Argentina, durante los años 90 la insolvencia del Estado terminó con dos picos hiperinflacionarios, allanando el camino para la
implementación de las recetas que se utilizaron en la región y gran parte del mundo.

Salvo la política cambiaria y el equilibrio fiscal, en nuestro país se aplicaron todas las propuestas del consenso con dispar resultado. Así como fueron exitosos en la lucha contra la inflación, en la generación de inversiones y en los cambios tecnológicos, fueron perjudiciales para amplios sectores productivos con altos niveles de desempleo.

La privatización de las empresas públicas no es buena o mala por definición, pero una privatización mal hecha provoca daños irreparables que pesan sobre muchas generaciones.

La crisis argentina del 2001 que terminó con una gran devaluaciòn y en default público y privado, hizo que surgiera un fuerte cuestionamiento social sobre lo ocurrido durante la década, sin beneficio de inventario.

Como no hay mejor escuela que un golpe de realidad, para salir de la situación de caos sin ningún financiamiento y librado a nuestra propia
suerte por los Organismos Internacionales, hubo que recuperar herramientas de política económica que se abandonaron en la década pasada.

El Banco Central y la Banca Pública volvieron a su rol histórico, con una política fiscal sin muchos precedentes. El país tiene hoy superavit en sus cuentas públicas que le permite encarar obras de infraestructura con recursos propios y desarrollar una agresiva política de contención social, lográndose superar de manera exitosa la mayor negociación de la deuda pública.

Después de los años vividos, se comprueba en toda la región e incluso en algunos países europeos, una profunda revisión de las propuestas que ganaron consenso con la caída del Muro de Berlín.

En los países emergentes se valora y reclama una mayor calidad institucional y para hacerla viable, se requieren reformas en los Partidos
Políticos que superen su condición de meras maquinarias electorales, que sean capaces de reclutar las mejores mentes de la sociedad, y formar cuadros aptos para gestionar todas las áreas del Estado.

Mayoritariamente, hoy se acepta la posibilidad de una actuación conjunta del sector público con el privado. La integración regional es visualizada como una herramienta que potencie las posibilidades de los distintos Estados.

Lógicamente la mayor demanda es por una mejor distribución del ingreso porque la brecha entre ricos y pobres se sigue agrandando en todo el
planeta. Si no se encuentran rápidos mecanismos de corrección, más allá de una necesidad de justicia, constituye una fuente permanente de conflictos e inestabilidad pilítica.

En el futuro del mundo se ciernen nubarrones sobre las aspiraciones de la sociedad civil y la expansión de la globalización genera nuevas reglas de juego, que tendrán impacto sobre la organización del Estado.

Pensar en el Estado de la próxima década requiere concicliar las demandas de la sociedad con las respuestas a estos interrogantes, que a
veces serán compatibles y otras, fuentes de grandes contradicciones.

*Diputado de la Nación y Presidente de la Comisión Mixta Revisora de
Cuentas




Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: