04/10/2006
MILITANCIA
por Lamberto Oscar

A veces en algún discurso, o en alguna declaración en un medio, alguien reclama “hay que volver a la militancia”, dando por entendido que es el retorno a una forma de vivir la política que tuvo su auge antes de la última dictadura militar.
De hecho para las nuevas generaciones el significado puede ser totalmente distinto y caben los interrogantes ¿Para que? ¿Para quién? ¿Adonde? ¿Cómo?.
Seguramente para cada pregunta existirá más de una respuesta, porque además de estar en una realidad distinta, los nuevos modos de producción favorecen la construcción de sociedades diversas `donde pueden coexistir núcleos de sociedades tecnológicas, con fragmentos de la sociedad industrial e incluso con residuos de prácticas pastoriles y además sectores bien diferenciados dentro de un mismo conglomerado urbano.
¿Para que militar?, hace treinta hubiese tenido como respuesta para cambiar la realidad, ¿Para quién?, para la Organización política que expresara ese cambio, ¿Adonde? en la fábrica, el barrio, el sindicato, la universidad o el partido, ¿Cómo? siendo el trabajo político la principal actividad de cada persona.
Difícilmente hoy tengan vigencia esas respuestas, desde el retorno a la democracia, las prácticas políticas fueron adoptando otras formas, e incorporando nuevos instrumentos, se prioriza la imagen, el éxito individual, la encuesta de opinión marca la agenda y le quita espacio al debate.
Los partidos políticos se manejan mucho más con operadores, que son una suerte de gerentes que organizan campañas electorales, filtran a los candidatos, realizan operaciones políticas y trabajan para quien les garantice cuotas de poder o a veces directamente para quien les pague.
El discurso ha dejado de ser la expresión de un pensamiento ideológico hasta transformarse en la creación de un publicista para conmover a sectores diferenciados de la población.
El trabajo voluntario fue reemplazado por activismo profesional y rentado dependiente de partes del aparato estatal.
En la nueva estructuración de la actividad política no queda espacio para la militancia y hasta pareciera que los militantes molestan, porque opinan, discuten y critican.
Los que tienen vocación y sienten la necesidad de militar, cuando se le cierran las puertas o cuando sienten que la militancia política ya no los expresan canalizan sus esfuerzos en ONG, Asociaciones Religiosas, o Sociales..
En la política mediatizada los militantes sólo pueden ser espectadores, para ser protagonistas buscan nuevos espacios fuera de los partidos políticos, y se los puede ver en muchas partes, trabajando en comedores comunitarios, dedicados a deportes barriales, en diferentes iglesias.
La militancia como vocación no ha desaparecido, tampoco la participación, sólo ha cambiado de ámbito y si se pretende crear un nuevo vinculo entre los partidos y la gente, deberán ser mas escuchados los cuadros políticos que las agencias de publicidad, porque los desafíos que nos propone la realidad vigente requieren de hechos y acciones que exceden largamente un aviso.




Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: