10/06/2006
Bancos de Datos
por Lamberto Oscar

La información constituye una de las fuentes principales en las que se basan los actores del proceso productivo para tomar decisiones sobre políticas comerciales y crediticias. Las operaciones diarias en los diversos mercados financieros, inmobiliarios, automotriz, electrodomésticos, de servicios, etc. se sustentan cada vez más en informaciones suministradas por bancos de datos, tanto públicos como privados.
El suministrar información para los distintos mercados es un negocio, pero además requiere de una especial responsabilidad de los actores, porque una información mal dada, fuera de tiempo o de contexto pueda llevar a errores que provoquen daños irreparables.
Los bancos de datos se nutren con información que proviene tanto del sector público como del sector privado, del procesamiento de tales datos se dibuja el perfil crediticio de los actores del mercado.
Cada vez más el perfil crediticio de los demandantes de préstamos está sostenido por la información que suministran los bancos de datos.
Un informe negativo opera como un nuevo estigma, si hay alguien que aparece debiendo una cuota de alguna compra hasta a veces involuntaria, porque se la debitaron sin su consentimiento de su tarjeta de crédito, va a pasar a la condición de muerto comercial, su peregrinaje va a ser penoso y siempre con la misma respuesta “no hay nada personal contra usted, pero es que su nombre aparece en el banco de datos”. No importa que haya sido una vez, por una
situación excepcional de ese pecado no tendrá absolución, el DIOS de la información lo habrá condenado por los tiempos aunque usted pague no podrá borrar el estigma.
Pero además en este nuevo reinado del Dios de la información uno podría pensar que siempre se alimentan con noticias verdaderas, mucha de la información no es ni auditada, ni seleccionada, una mera demanda judicial sin sentencia firme bastará para que usted lleve sobre su cabeza el sello de imputado, con el agravante que parte de esta información que es del estricto ámbito privado pasará a ser pública sin su consentimiento, usted estará estigmatizado, pero quien brinda la información cobrará por sus servicios y usted tendrá muy pocas posibilidades de reclamar si la información no es fidedigna.
No todos tienen la posibilidad de recurrir a la justicia, de presentar un recurso o simplemente de comunircarse y reclamar directamente al banco de datos, y asi usted tenga la posibilidad y la suerte de lograr un fallo favorable nunca estará seguro que esa información le impida acceder a un crédito.
En la crisis del año 2001 miles de argentinos perdieron su trabajo, otros se insolventaron, muchos no pudieron pagar por tener sus ahorros cautivos, todos quedaron marcados en el Banco de Datos, son simplemente incumplidores.
Para reparar este conjunto de inequidades es necesario reformar la legislación vigente con la visión del derecho del ciudadano que no es necesariamente igual al derecho del banquero, por eso es que he propuesto reformas a la Ley 25.326- Protección de los datos Personales- que permitan solucionar el problema de muchos argentinos que son verdaderos muertos civiles.

Publicado portal temas judiciales primera semana de marzo 2006




Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: