09/08/2006
Ciencia Ficción o Pensamiento Estratégico
por Lamberto Oscar

Un lector de la nota “Miradas,” publicada en esta sección la semana pasada, me comentó, que la narración, más que una descripción de la realidad neoyorquina, parecía un extracto de Fahrenheit 451, la inmortal obra de Ray Bradbury.
La consecuencia inevitable fue re-leer algunos de sus capítulos y también buscar en la biblioteca El mundo Feliz de Aldous Huxley y 1984 de George Orwell.
Es verdaderamente asombroso, comprobar, que en esas novelas de ciencia ficción escritas entre las décadas del treinta y del cincuenta del siglo veinte, existen descripciones de algunos acontecimientos o el comportamiento de ciertos personajes que hoy se pueden ver en la pantalla de cualquier noticioso o leer en los diarios.
Manipulación de la opinión pública, supresión de libertades, alteración genética de seres vivos, quiebre de los lazos de solidaridad, individualismo y aislacionismo, uso de pocas palabras para comunicarse, inducción de las emociones colectivas a acciones donde el hombre es un espectador, marginación de importantes sectores de la sociedad carentes tanto de derechos como de obligaciones.
Los comentaristas de estos libros, afirman que los autores se inspiraron en los sistemas totalitarios que se disputaban el poder antes de la segunda guerra mundial y en la casa de brujas contra los intelectuales realizada en los Estados Unidos por el Senador Macarthy .
Lo cierto, es que la vigencia de sus páginas, tanto tiempo después, pareciera que más que rescatar hechos de la coyuntura, han recogido el pensamiento estratégico de las élites que conducían Occidente en esos años y que seguramente horrorizaba a sus autores.
George Orwell les hace decir a sus personajes “No nos interesa el bienestar de los demás, sólo nos interesa el poder". "No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace una revolución para establecer una dictadura", El poder es colectivo, el individuo sólo detenta el poder en tanto deja de ser individuo".
Seguramente cada frase nos permite identificar una situación o un actor de nuestra realidad cotidiana.
El mundo atiborrado de noticias e información, tiene tal dinámica que impide su procesamiento y evita que el hombre piense, cada nota tapa la anterior, y prontamente nos es imposible recordar los hechos que nos angustiaron en la semana pasada.
El largo plazo desaparece de la agenda política, sólo vale el anuncio, que al poco tiempo, sepultado por cables y nuevos informes, nadie recordará y mucho menos puede comprobar.
La escasez del agua potable, el agotamiento de fuentes energéticas, el calentamiento del planeta, el incontenible avance de la droga, el aprendizaje de los jóvenes, son algunos de los interrogantes que requieren una respuesta estratégica, no sería bueno que sólo constituyan argumentos de nuevas novelas de ciencia ficción.




Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: