09/06/2006
Ni buenos ni malos: incorregibles
por Lamberto Oscar

El Peronismo es muchas cosas juntas y ninguna en particular, movimiento, partido, conjunto de relaciones, herramienta para acceder o mantenerse en el poder, forma de vivir y de pensar, historia de luchas, de heroísmo y también de defecciones, es inasible y totalizador.
Como se nutre de distintas vertientes del pensamiento a lo largo de su historia ha cobijado visiones diferentes y antagónicas.
Siempre hay alguno que se erige en custodio de la doctrina o del pensamiento más puro y hace anatemas para quien piense distinto.
Con la idea que un frasco de tinta no puede pintar un océano, al peronismo ingresaron a lo largo de su historia, anarquistas, socialistas, conservadores, radicales, nacionalistas, demócratas cristianos, liberales, intransigentes, comunistas, desarrollistas, y todos terminaron formando parte del movimiento por aquello que decían Perón, “peronistas somos todos”.
La definición sustancial que la “única verdad es la realidad” permitió la adopción de posiciones distintas según cada momento de la historia, contando en cada una de esas situaciones con sectores que lo expresaban.
En su historia fue por momentos aliado y por momentos confrontó, con las fuerzas armadas, la Iglesia, la guerrilla, los estudiantes, el campo, la clase media, las potencias y el capital extranjero.
Cada sector tiene argumentos históricos para desnostar al otro y a su vez para defenderse.
Pero hay una constante, el Peronismo siempre tiene una jefatura que se construye con la adhesión mayoritaria y es quien conduce, y los que pierden acompañan.
El jefe siempre ha sido el que fue capaz de ganarles a todos.
Desde sus orígenes hasta nuestros días los humildes de la patria fueron su principal soporte y todas las veces que le tocó gobernar fue por elecciones libres.
Estuvo presente en la solución de las grandes crisis que atravesó el país, fue objeto de persecuciones y violencia, capaz de desatar pasiones que generaron amor sin condiciones en sus partidarios y odios irracionales en sus enemigos.
Su organización primaria es la Unidad Básica, que como la vida misma es una mezcla de innumerables experiencias, allí, se discute, trabaja, existen costureros, suministro de ayuda al necesitado, preparación de elecciones, punteo de padrones, pintada de carteles de propaganda y en las campañas electorales toma la forma de un enjambre donde los militantes aportan su tiempo para asegurar el resultado.
En otro siglo y con nuevas tecnologías, queremos recrear el espíritu originario de la Unidad Básica a través de la red, un centro de discusión, formación, ayuda y comunicación que llegue a todas partes y permita participar a todo el que lo desee.
Vamos a rendir homenajes a nuestros mejores cuadros, tendremos la biblioteca para custodiar el material que difunden los compañeros y la cocina para tomar mates y contar los chismes de la política.
Queremos que este fenomenal medio de integración también sea útil al movimiento, poder estar en cada lugar donde exista una computadora, para dar y recibir, enseñar y aprender, y aportar entre todos a la construcción del pensamiento nacional que sustente la organización del país que nos debemos.




Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: