01/08/2006
MIRADAS
por Lamberto Oscar

Tuve la oportunidad de visitar la ciudad de Nueva York en muchas ocasiones durante los últimos veinte años siempre por razones vinculadas a mi actividad en el Parlamento, asistencia a congresos, formando parte de delegaciones oficiales, integrando paneles de debate sobre temas de nuestro país.
Todas actividades que en general se circunscriben en un radio muy pequeño de la ciudad con muy poco contacto con la vida cotidiana de sus habitantes.
Recientemente fui a visitar a mi hija Luciana que vive y trabaja en Manhatan y pude ver la ciudad que no conocía, de la única manera posible de aprenderla que es caminar cien cuadras por día, moverse en el transporte público, visitar todos los barrios, disfrutar de las comidas de todas las comunidades.
De esta larga caminata por la “capital del mundo” es inevitable sacar algunas conclusiones, se percibe la sensación de seguridad que han logrado imponer con la política de tolerancia cero.
El consumo alcanza niveles muy altos y el desempleo es imperceptible, a tal punto que en lugares públicos como plazas y transportes existen carteles “prohibido mendigar”.
Aquí se puede verificar el análisis marxista que la oferta crea su propia demanda, en efecto primero se inventa el satisfactor y luego se crea la necesidad de su consumo
El valor de los inmuebles, inaccesible para la mayoría, se encuadra dentro de la misma tendencia que se verifica en ciudades de similar significación económica.
Cada uno parece vivir su propio mundo ya sea porque tiene auriculares colocados todo el tiempo, o porque tanto en un parque como en un bar ocupan su tiempo operando sus computadoras personales.
Pareciera que hay una indiferencia generalizada y una exacerbación del individualismo, con el sólo límite del respeto a las reglas de convivencia ciudadana, que cuando se violan son objeto de severas sanciones.
En los pocos canales latinos, dedicados a las comunidades hispánicas, reportan escasas noticias de América del Sur, particularmente fútbol con transmisión de los partidos de las distintas ligas del continente.
A punto tal, que el único comentario sobre la cumbre de Presidentes desarrollada en Córdoba fue un párrafo de Fidel Castro donde anunciaba que en cincuenta años finalizaba el Imperialismo.
De hecho esa noticia no fue elegida al azar, los cubanos en el exilio tienen mucha influencia en Estados Unidos y todo aquello que profundice las diferencias con el gobierno de la Isla le viene bien a sus intereses.
Pero lo cierto es que esta parte del continente no pareciera ser objeto de importancia para el consumo televisivo y que la visión del ciudadano común dista bastante de la opinión de Fidel.
Incluso el tremendo impacto material y moral que provocó el atentado terrorista a las torres del World Trade Center no ha hecho cambiar de parecer al pueblo americano, más bien da la sensación que se ha concentrado aún más en sus fronteras, con la visión que del resto del mundo se ocupan sus empresas y las “legiones”.
.




Lamberto Oscar
25/07/2009 » 25 de julio 1946- mensaje Evita Mujeres Argentinas
30/03/2007 » TRANSPARENCIA, EFICICIENCIA Y MENTIRAS
20/03/2007 » Las Guerras Imperiales


Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: