29/11/2007
Cuentas de Inversión
noviembre de 2007, a la hora 17 y 44:

- 1 - Sr. Presidente (Balestrini).- Continúa la sesión.

Corresponde considerar el dictamen de la Comisión Parlamentaria Mixta Revisora de Cuentas de la Administración recaído en el proyecto de ley por el cual se aprueban las cuentas de inversión presentadas por el Poder Ejecutivo correspondientes a los ejercicios 1999 hasta 2004 inclusive (Orden del Día Nº 3.331).
aquí orden del dia nº 3331

Sr. Presidente (Balestrini).- En consideración en general.

Tiene la palabra el señor diputado por Tucumán.

Sr. Vargas Aignasse.- Señor presidente: esta iniciativa pone a consideración de la Honorable Cámara el dictamen de la comisión mixta revisora de cuentas. En verdad, señor presidente, vamos a considerar la aprobación o el rechazo de seis cuentas de inversión, hecho que no es menor y que sin duda va a marcar un punto de inflexión en la tarea que la citada comisión y este Parlamento seguramente van a desarrollar hacia el futuro.

Con respecto a las primeras cuatro cuentas de inversión, correspondientes a los períodos 1999, 2000, 2001 y 2002, por haber sido ejecutadas por otros gobiernos, las resoluciones de aprobación o rechazo que emita esta Honorable Cámara van a quedar simplemente para efemérides periodísticas o para el anecdotario legislativo.

Pero en relación con las cuentas de inversión correspondientes a los períodos 2003 y 2004 es menester destacar que, desde el advenimiento de la democracia, es decir, desde 1983 hasta la fecha ‑después de casi veinticinco años de democracia ininterrumpida‑, esta es la primera vez que se van a tratar, y posiblemente a aprobar, las cuentas de inversión de un presidente en ejercicio.

En estos momentos donde el concepto de calidad institucional está tan en boga, y donde muchas veces escuchamos a dirigentes políticos y a periodistas hablar de calidad institucional, es bueno hacer una pequeña reflexión y aludir al tema. Quiero decir, señor presidente, que desde la comisión mixta revisora de cuentas estamos dispuestos a revertir esa tendencia histórica a renegar prácticamente de la potestad que el inciso 8) del artículo 75 de la Constitución Nacional otorga al Congreso de la Nación de aprobar o rechazar las cuentas de inversión.

Esta tendencia histórica indica que sistemáticamente se han aprobado, desechado -e incluso a veces ni siquiera se han tratado- las cuentas de inversión de gobiernos cuyos mandatos habían vencido.

Pareciera que para algunos periodistas y dirigentes la calidad institucional es simplemente un concepto macro político que sólo está inserto en las políticas públicas en términos de la politología o del derecho constitucional.

Sin embargo días atrás, en una de sus brillantes intervenciones, el señor diputado Roquel expresó con claridad que es un concepto mucho más que macro político y que tiene mayor vinculación con el funcionamiento de los poderes del Estado y las instituciones. ¿Y qué mejor homenaje a la calidad institucional, que los recursos del presupuesto lleguen a cumplir las metas contables no sólo en cuanto a cantidad sino también en materia de calidad?

Recientemente participé junto al gobernador de mi provincia de la inauguración de una delegación de la ANSES en el interior. Allí comprobé cómo, por medio de la gestión de un presidente y un gobernador, a casi 200.000 tucumanos habitantes de pueblos de los cerros y de los Valles Calchaquíes les llega ahora la posibilidad de gestionar los servicios de la seguridad social y reclamar por sus propios derechos. Eso es calidad institucional y va mucho más allá de lo que puede significar considerar una cuenta de inversión en el sentido macropolítico.

Digo esto porque en el año 2001, cuando los argentinos sufrimos un default político, social, institucional y eco




Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: