01/03/2007
En defensa de la Vivienda de los pobres


PROYECTO DE LEY


Art. 1º: Todo bien inmueble adquirido a título gratuito u oneroso, como vivienda única, cuyo valor no exceda las necesidades de sustento y vivienda de su familia, se presumirá constituido bajo el Régimen de Bien de Familia, establecido por la ley 11.394.

Art. 2º: A los fines de esta ley se denomina vivienda única a la propiedad donde conviven el propietario y su cónyuge, o concubino, sus descendientes o ascendientes o hijos adoptivos.

Art. 3º: Cuando la adquisición del bien inmueble fuera a plazos con gravámenes sobre la misma en garantía de pago, de obligaciones de hacer o se tratare de la nuda propiedad con usufructo, quedará constituido bajo el Régimen de Bien de Familia, al momento de cancelar la deuda o de cesar los derechos que recaigan sobre la misma.

Art. 4º: Modifícase el art. 35 de la Ley 14.394 que quedará redactado de la siguiente forma: “La constitución de “bien de familia” produce efecto a partir de la escrituración del bien inmueble sea a título gratuito u oneroso, como vivienda única.”

Art. 5º: En caso que el adquirente desee desafectarlo del Régimen de Bien de Familia, deberá manifestarlo ante el Registro de la Propiedad Inmueble de la Jurisdicción correspondiente, a la ubicación del inmueble.

Art. 6º: De forma.





FUNDAMENTOS

La vivienda única donde reside la familia no puede estar como un bien más del mercado.

Esta ley tiende a proteger el bien familiar, generalizando el concepto de bien de familia, en el entendimiento que a pesar de la existencia de una ley especial, son muchos los que desconocen sus beneficios, no saben o no pueden hacer los trámites, y no pocas veces pagan con brutales desalojos, la ignorancia del derecho.

Todas aquellas personas que no quieran o no necesiten la protección de la ley, o consideren que su vivienda es sólo un bien de cambio, deben concurrir ante la autoridad
registral para organizar los trámites de desafectación, tal como lo establece la ley de bien de familia.

En los años recientes hemos visto desfilar frente a este Congreso de la Nación, cientos de deudores cuyo único patrimonio era la vivienda donde habitaba su grupo familiar, quienes por garantías comerciales o por afectación para la obtención de un préstamo o crédito, muchas veces con condiciones usurarias, pusieron en peligro, la propia estructura familiar.

El régimen de Bien de Familia tiene un doble objetivo: por un lado económico, salvaguardar un patrimonio o una parte del patrimonio que interesa a la familia, y por el otro social, en cuanto a que propende al mantenimiento de la familia bajo un mismo techo.
La Ley 14.394 establece que: Toda persona puede constituir en bien de familia un inmueble urbano o rural de su propiedad cuyo valor no exceda la necesidad de sustento y vivienda de la familia, según las normas que se establecerán reglamentariamente.


La consecuencia principal de la afectación a bien de familia es que el inmueble, aunque no sale del patrimonio de su dueño, deja de ser prenda común de los acreedores. El principio de que el deudor responde con todos los bienes no está establecido expresamente en nuestro Código Civil pero surge de sus disposiciones. A su vez, es un principio que admite excepciones, en este caso por razones de dignidad de las personas, el legislador consideró conveniente que no se prive a una familia de lo mínimo e indispensable para su subsistencia, mediante la posibilidad de afectar un inmueble que pasa a ser inembargable e inejecutable por las deudas posteriores a su inscripción.
La ley exige como presupuesto para la afectación que el valor del inmueble no sea superior a los requerimientos de alojamiento de la familia. En realidad, las necesidades de alojamiento no están dados tanto por el valor sino por las características del inmu




Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: