06/08/2006
Intervención del Diputado Lamberto en la Sesion del 2 de Agosto
Sra. Presidenta (Vaca Narvaja).- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

Sr. Lamberto.- Señora presidenta: en realidad, no pensaba hacer uso de la palabra debido a que el mecanismo de sanción de las leyes y la mayoría que el oficialismo tiene en el Senado harán que esta norma sea sancionada de una u otra forma. Sin embargo, creo que vale la pena realizar algunos comentarios porque después se leen los Diarios de Sesiones, y así como un niño pregunta a su padre qué hizo en la guerra algunos podrán preguntarnos qué hicimos a lo largo de nuestra vida. Es muy difícil encontrar algún argentino que en determinado momento no haya tenido que tomar decisiones complicadas.
Mi mayor motivación para hablar es que hoy he recibido miles de mails como producto de una campaña que afirma que en caso de apoyar este proyecto podremos ser acusados de infames traidores a la patria, según lo establece el artículo 29 de nuestra Constitución. Creo que esto merece una aclaración, porque si se piensa que tomar decisiones parlamentarias puede hacernos pasibles de ser acusados de infames traidores a la patria, ello indica que no se ha entendido correctamente de qué estamos hablando.
Estamos tratando la reforma de una ley aprobada por este Congreso. Por lo tanto, no tienen nada que ver la Constitución ni la violación de alguna facultad o derecho. Creo que estamos ante un problema de criterios.
Sería bueno que los señores diputados lean la ley de administración financiera, porque si lo hicieran se darían cuenta de que ha venido a ordenar un sistema presupuestario que en la Argentina era bastante viejo. Incluso esa ley debería ser modificada nuevamente, porque el mundo avanza y hay muchos aspectos que habría que cambiar.
En su momento, la sanción de la ley de administración financiera constituyó un avance importantísimo en el ordenamiento de las cuentas públicas en un país donde no había ningún tipo de orden. Por ejemplo, no contaba con un presupuesto. Aclaro que no estoy pasando facturas a otros partidos, ya que en aquel entonces, con una inflación que rompía el termómetro, era imposible elaborar un presupuesto.
¿Saben los señores diputados cómo se resolvió la cuestión en aquel entonces? Dando facultades al secretario

de Hacienda para que ejecutara las partidas a medida que creciera el gasto. No había otra forma de hacerlo y efectivamente fue así, es decir, se estableció un techo puntual, concreto, y a ninguno se le ocurrió decir que Brodersohn era un infame traidor a la patria porque aumentaba las partidas del presupuesto.
Este es un tema instrumental. ¿Qué dice la Constitución? Que el Congreso debe aprobar el presupuesto y aprobar o rechazar la cuenta de inversión. Asimismo, el Parlamento tiene la posibilidad de considerar el proyecto de ley de presupuesto en la comisión respectiva y en el recinto. El mismo tratamiento se prevé respecto de la cuenta de inversión.
¿Qué forma de presupuesto establece nuestra Carta Magna? Ninguna. Es más: desde la presidencia de Bernardino Rivadavia hasta el presente hubo distintas formas de presupuesto. Basta ver los diarios de sesiones correspondientes a la década del 20 para comprobar que el presupuesto en ese entonces tenía cuatro partidas. Era bastante más entendible que ahora. Y no es que en esa época el titular del área de Hacienda tuviera limitaciones. Por el contrario, acomodaba las partidas de acuerdo con su leal saber y entender, y a nadie se le ocurrió decir que quien hacía eso era un infame traidor a la patria.
El actual presupuesto establece nomencladores, partidas, jurisdicciones y clasificadores que son de uso generalizado en el mundo. Ahora bien, ¿en el mundo todos los tratamientos del presupuesto son iguales? No. El señor diputado Macri se refirió a todas las maldades que tiene el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. ¿Pero saben que Chávez tiene un presupuesto que no puede ser corregido por el presidente y que cada propuesta de modificación<




Por palabra clave:

Fecha desde:

Fecha hasta: